Todo consiste en Energía. Los Pensamientos son Energía. Toda Materia Física es un Pensamiento Manifestado. Los Kumaras
Elijo La Paz
Elijo La Paz

Elijo La Paz

You choose peace o war? ¿Tú elijes Paz o Guerra?

En un comentario en mi blog, después de leer el artículo “ La Mente, el Poder de Dios. Innovación. Parte II, me hacían esta pregunta: You choose Peace o war?

Evidentemente elijo la grandeza de la Paz a la pequeñez de la guerra.

Infinito

La Paz es una energía de Amor que viene de la Fuente de la Gran Mente, el poder de Dios. La Paz es la conexión con la Gran Consciencia. Amor. Verdad. Abundancia. Unión Mente-Corazón. Sentir.

La guerra es una energía de miedo que viene de la desconexión del humano de la Fuente, de la desconexión de la Mente, del poder de Dios. Es una energía conectada al “miniyo”, al Ego que se alimenta de la idea de la separación, violencia, temor, etc….del miedo.

La guerra es un estado de conciencia pequeño, es quedarte en la mente pequeña, la mente de la razón, del Ego. Del humano que juega a la víctima-verdugo, carencia, separación, división, etc. Un humano desconectado de la grandeza del universo y de nuestro planeta, que vive en miedo.

Recordamos que abrazando el miedo con Amor sanamos el odio y las guerras. La conciencia Mayor, Mente de Dios, abrazando la Conciencia pequeña, mente del hombre en conflicto y guerra. Evidentemente cuando la Mente  abraza a la mente, entramos en Paz y Amor.

Todos sabemos de este poder de abrazar. ¿Quién no se ha quitado un enfado, dándose un abrazo con un buen amigo?

Cuando la mente de Dios, abraza al “miniyo”, Ego, es decir a nuestra pequeñez, este se rinde hacia la Mayor Conciencia, la Mente, entonces este se integra y el conflicto que surge del miedo desaparece, y por tanto la guerra también desaparece, se dan las condiciones para un entendimiento.

Esto es cuando ego se rinde y comienza a trabajar para el Alma, el Espiritu, la Gran Conciencia.

Dios nos envía la energía para crear e innovar. Luego el ser humano hace con ella lo que saber y/o desea. Paz o guerra, depende de la conciencia que la reciba.

Evidentemente prefiero la Paz, una energía de Amor, por su Grandeza en el sentir.

Aunque si externamente hay una guerra, el hecho es que hay una desconexión con la consciencia universal, entonces yo como parte de la humanidad y del UNO también tengo una parte de mí en guerra, para sanar.

Una guerra se alimenta de la energía del odio que produce el miedo.

El miedo una energía de Amor oculto, es una energía que está deseando Ser Amada, es un Amor que está deseando salir al descubierto.

El odio es una manera de manifestar el miedo, alimenta la guerra. En este medio encontramos violencia, abandono, rechazos, hostilidad, etc….

Como Todo es Amor, el miedo es un Amor oculto, un Amor por descubrir. Todo lo que deseamos está detrás del miedo.

Cuando hay una guerra externa, dentro de mí de forma directa o indirecta también la hay, podemos coger el rol de verdugo o víctima, y/o viceversa.  Aunque recuerda, sin víctima no hay verdugos y viceversa. No habría guerras, que sencillo, ¿verdad?

Ahora cuando te posicionas en una guerra externa, de un lado u otro te puede dar pistas de tu guerra interna. Créeme ninguna guerra merece ni un mínimo de atención, ni un mínimo de nuestra Paz interior.

Una guerra individual nos está hablando de un miedo, un amor oculto. ¿qué tienes miedo a sentir que estás en guerra?

Una guerra colectiva, entre países, nos está hablando de un miedo en común de la humanidad. La reflexión y la vez pregunta ¿a qué tiene miedo la humanidad?

Una forma de manifestarse el miedo puede ser  a lo nuevo, a la incertidumbre, a cuando dejamos un sistema y nos aventuramos a otros sistema nuevo…hay una parte de nosotros que se resiente y tiene miedo a lo nuevo. Creo que esto lo hemos vivido todos. El humano, especialmente el Ego-humano prefiere lo repetido, la seguridad de lo conocido a la incertidumbre de lo desconocido, prefiere la carencia conocida a la abundancia desconocida, aunque sostener al Ego y todas sus “creencias” implique una guerra.

Abrazar lo nuevo, avanzar en lo nuevo, abrir nuevos caminos esto da miedo, cuando en realidad es Ley de Vida, y entonces ocurre que hay partes de nosotros que entran en conflicto con otras partes de nosotros. Todos somos Uno. Unidad.

En caso de tener una guerra interna. Ama tu maldad. Ama tu víctima-verdugo conjuntamente, eres ambos.

Amar el miedo es lo único que sana a la guerra y la retorna a la Paz.

Amar esa parte de nosotros, que está en conflicto, que está pidiendo a gritos, ser amada, reconocida, y como no lo consigue de forma externa, entonces internamente se despierta una energía propia de “no hay amor hacia uno mismo”, por tanto entramos en miedo y hacemos una guerra externa.

Amarse a uno mismo en todas sus partes y personajes, es la sanación de todo miedo y guerra.

Detrás del miedo, reitero, está todo lo que deseamos. El miedo esconde nuestros más profundos tesoros. Debajo del miedo solo hay Amor, que fusionan estas partes que están en separación, en conflicto, en guerra.

Como parte de la sanación, está la energía pensamiento original que creó el conflicto de separación, esto es lo que esconde el miedo. Podemos llegar a este punto de descubrir el origen del miedo, la parte que está en conflicto. Amando a nuestro enemigo, él nos da pistas de lo que realmente tenemos que amar dentro de nosotros, lo que realmente tenemos que integrar, la unión. El enemigo es esa parte dentro de nosotros mismos que está en enemistad. Abraza tu enemigo.

Apartando el Ego, la razón, la mente pequeña, la mente fría (es como se hace una guerra) y eligiendo con el corazón, el sentir, nace la unión, la colaboración, la fusión con la Gran Consciencia.

A este punto se llega con un trabajo interno, interior e individual, cada humano se convierte en Ser humano cuando de la mente pequeña pasa a la conexión con la Gran Mente, con el Ser, con el Alma, esto te da la condición de Ser Humano.

Las guerras las hacen los humanos, la Paz la hacen los Seres Humanos.

Aunque todos somos todo, somos humanos y seres humanos.

Este trabajo individual, cada uno observando y mirando su interior y preguntándose ¿Qué miedo tengo a sentir que está produciendo una guerra? Sumisión, separación, escases…todo respuestas del Ego. ¿es verdad? O es un producto de mi mente fría, mente pequeña, mi Ego. Una mente separada de la Mente, de Dios.

La Gran Consciencia universal solo emite Vida.

De la Gran Consciencia recibimos energías pensamiento de Paz, Amor, Verdad, energías de unión, colaboración, etc…solo tenemos que pararnos y observar la naturaleza, nuestro entorno, nuestro magnifico planeta.

Ahora volviendo a la pregunta: si tengo que elegir, entre Paz o guerra.

Elijo Paz, elijo la conexión con la Mente, el Poder de Dios.

Escrito y Canalizado por Susana Castilla González. 15/03/2022

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *